La Historia Continua


Poco a poco soy capaz de abrir los ojos. Hacía mucho tiempo que no los abría, o al menos esa era mi sensación. Paulatinamente, mi mente va estando más lucida y es entonces cuando me doy cuenta de que estoy en una habitación que no es la mía ni la de ningún familiar o amigo, es una habitación desconocida.

La habitación es pequeña, con las paredes blancas y solo hay una butaca negra al lado de la cama. Me sorprende que no haya ninguna ventana; siento claustrofobia. Me fijo en la pared y hay un calendario, marca el día 21 de noviembre de 2017. Un escalofrió me recorre el cuerpo, juraría que ayer (o, mejor dicho, la última vez que estaba consiente, era 3 de junio de ese mismo año). Pienso que quizá es una broma pesada.

Me estoy poniendo nerviosa, así que me empiezo a buscar mis tirabuzones para tocarlo ya que siempre que estoy nerviosa hago el mismo gesto. Mi estupor llega cuando me doy cuenta que mi cabeza esta rapada. Mi ansiedad va creciendo, por lo que me dispongo a salir de esa habitación cuando de repente la puerta se abre y entra un hombre joven con una bata negra.

Me pregunta como estoy y le respondo que donde estoy, que como he llegado ahí y que me quiero ir. Él haciendo caso omiso a mi pregunta me pregunta cuál es el último recuerdo que tengo, mi respuesta es un silencio largo. Entonces él, se sienta en la butaca negra de al lado de mi cama y me empieza a dar detalles sobre mi vida, a contar anécdotas, vivencias y lo que más me preocupo en ese momento: secretos que estaba segura que no había contado a nadie.

Tenía miedo porque estaba segura que no conocía a ese hombre y que jamás le habría contado mis secretos a nadie. Entonces dos preguntas se repetían en mi mente: ¿Quién es ese hombre, y donde estoy?

AHORA ES VUESTRO TURNO, ¿CÓMO CONTINUA LA HISTORIA? (¡¡Deja tu respuesta en comentarios!!)

 

 

9 comentarios en “La Historia Continua

  1. Cansada de caminar por aquella ciudad, encontré una plaza llena de árboles y bancas que solicitaban acompañante. No dudé y encontré una que recibía sombra que al pasar los rayos del sol, en el suelo se hacían arabescos que iban y venían de acuerdo de donde llegase el viento débil que soplaba intermitente. Mis ojos iban y veían tratando de encontrar formas. Encontré varias, como cuando niña, acostada veía el cielo de mi pueblo y buscaba animales que volaban con majestuosidad bajo la copa del cielo. Cerré mis ojos y la brisa se enredaba en mi camisa, en mi cuello y luego se acostó en mis párpados. Antes de que me venciera el sueño escuche voces lejanas que no creí reconocer, o quizá una….

    Le gusta a 1 persona

  2. Tras hablarme sobre mi vida con todo tipo de detalles hasta los secretos más íntimos, el hombre misterioso de bata negra se acercó a mí y me inyectó algo en el cuello que me dejó completamente aturdida, todo empezó a ponerse muy oscuro hasta que se me cerraron los ojos y entré en un sueño profundo. No sé el tiempo que estuve durmiendo me parecía una eternidad, y cuando ya me desperté por completo me di cuenta que volvía a estar sola en aquella habitación misteriosa.
    Lo único que me acordaba es que había quedado con unas amigas para salir de fiesta y cuando desperté me encontré en esta habitación. No sé cómo he llegado hasta aquí, así que empecé a inspeccionar todo momento cuerpo para comprobar si aparte de raparme el pelo me habían hecho algo más. Y descubrí una cicatriz recién hecha a la altura de los riñones, no me dolía imagino que me inyectaron calmantes para el dolor. Empezaron a rondar me mil preguntas por la cabeza, ¿por qué me hacían eso?¿mis amigas estaban en otras habitaciones como esa igual que yo?¿se trata de un traficante de órganos?….y mientras seguía con mis preguntas sin respuesta escuche pisadas detrás de la puerta, cuando abrieron me quedé sin palabras al ver quién estaba tras la puerta…

    Le gusta a 2 personas

  3. Me he despertado totalmente empapada en sudor, que angustia, mis tirabuzones parecen recién salidos de la ducha. Parece imposible como una pesadilla te vuelve a la realidad tan agobiada como si te hubiera pasado de verdad.
    No puedo dormir y ya llevo un buen rato dándole vueltas al sueño, todo en él me resulta familiar, aunque sigo sin entenderlo. Por ejemplo, la fecha señalada del calendario, seguro que significa algo… A ver, voy a mirar en el móvil, si tengo algo apuntado para ese día…
    …Ostras, es cuando me toca la revisión médica, joder que casualidad. Espera, ahora recuerdo, fui yo quien pidió retrasarla, me tocaba la semana próxima…
    …La butaca negra, la bata negra, son mis miedos y el hombre que lo sabe todo de mi es mi conciencia, ahora todo encaja…
    …Mañana, a primera hora, llamo al ambulatorio y recupero la cita para la semana que viene. Cuanto antes me enfrente a mis temores, pase lo que pase, también menos tiempo de angustia tendré.
    Ahora ya me puedo poner de costado y dormir tranquila, mañana sera otro día.
    Buenas noches…

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s